EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142913
La Cita Positiva 13 de Mayo de 2017

Tres razones para…

El usuario es:
Sandra Leventhal

El suicidio es quizás una de esas tragedias de las cuales para aquellos que sobreviven es muy difícil recuperarse. Por un lado, están todos los interrogantes que deja una acción de estas: ¿por qué lo hizo?  ¿Qué estaba pensando? ¿Solicitó ayuda? ¿Dio señales? ¿Por qué no vimos las señales?

En este tema, precisamente, el asunto es que se aborda de una manera dramatizada, en una miniserie que se ha puesto muy de moda entre la población adolescente, y aquí yo como psicóloga que trabaja con adolescentes veo una situación que me genera mucha inquietud y algo de angustia.

Primero: porque los temas que, si bien son la realidad que viven muchos adolescentes, se manejan de una manera cruda y un poco glamorizada, dando pie a la generación de inquietudes mayores y percepciones que podrían estar un poco descontextualizadas.

Segundo: porque sé que hay un nutrido grupo de jóvenes muy menores que están viendo la miniserie y no tienen la posibilidad de encontrar un espacio adulto que les permita resolver muchas de las inquietudes que la serie les podría crear o contextualizar las situaciones que se presentan en la trama.

Tercero: porque los temas que se dramatizan de manera expresa y frontal son temas de gran violencia contra los seres humanos y contra las mujeres, comenzando por la víctima del dramatizado y siguiendo por el trato a sus compañeras. Si bien son temas comunes que se presentan en la adolescencia, no olvidemos que un adolescente es un adulto en construcción, y es precisamente en este momento que construye y define su personalidad y comportamiento como adulto futuro.

En este sentido se hace muy importante que los padres aporten de manera positiva y respetuosa a la construcción de valores en estos.

El mensaje de aquello que se considera chévere y bacano dentro de un grupo de chicos populares en el colegio no siempre se caracteriza dentro de los valores más altos de la sociedad.

Los adolescentes son literales, no hacen interiorización de conceptos de manera natural, su cerebro todavía no está maduro y adolecen de ese tipo de conectividad, por ende requieren escenarios e interlocutores que les permitan hacer análisis de estas situaciones que se presentan en la miniserie.

Si bien son temas reales que están sucediendo en la actualidad, esta miniserie los relata de una manera cruda, y susceptible a malas interpretaciones.

La adolescencia es un momento de grandes cuestionamientos y es fundamental contar con interlocutores válidos, como padres y maestros, capaces de ilustrar en un marco de confianza las realidades que la serie con tanta crudeza nos muestra. gc

Correo: sandraleventhal@gmail.com

Etiquetas

Más de revistas
-->