EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142451
La Cita Positiva 15 de Abril de 2017

Reflexión

El usuario es:
Sandra Leventhal

Se termina la Semana Santa, oportunidad para dedicar unos días a la reflexión. Según el diccionario de la Real Academia de lengua española, reflexionar es la acción de volver atrás, o el acto de reflejarse. Mirarse a sí mismo en los hechos y acciones de su pasado.

Es revisar el comportamiento, acompañado por las emociones y las sensaciones que originaron dicho comportamiento, o que quedaron de este. Cuando meditamos sobre nuestras acciones tenemos la oportunidad de reconocernos y refrendar las cosas que hacemos, es un buen momento para reorganizar valores, motivaciones y emociones.

¿Cuántos de nosotros estamos verdaderamente conectados con nuestro interior y, cuando actuamos, lo hacemos de manera genuina y consiente?

Es más común de lo que estamos dispuestos a aceptar. Vivir en automático, respondiendo de manera inconsciente a los estímulos que se nos presentan. Son muy pocas las ocasiones en que paramos de la rapidez con que vivimos y nos damos a la tarea de mirar de manera autocrítica cómo estamos respondiendo a las circunstancias que nos rodean y nos estimulan a dar respuestas frente a la vida.

Reflexionar implica desear de manera consciente revisar las propias motivaciones frente a situaciones específicas. Para esto, hace falta definir sobre qué puntos deseamos realizar esta reflexión: si se trata de arrojar la luz sobre nuestras relaciones personales, o nuestro estilo de vida, nuestras elecciones de salud y alimentación, o cualquier otra circunstancia cotidiana.

El siguiente paso es tener claro qué buscamos con nuestra reflexión, para qué queremos revisar dicho comportamiento o situación, qué esperamos encontrar, para así saber dónde buscar. Esto nos aclara el objetivo de nuestra búsqueda y lo torna más específico.

Determinar un tiempo y un espacio también es importante, así sabemos de antemano cuánto tiempo estamos dispuestos a dar al ejercicio del autoconocimiento y evitamos enredarnos en nuestra propia historia, machacando sobre lo mismo por tiempo indefinido. Un espacio especial le imprime al ejercicio de la reflexión una trascendencia adicional.

Reconocer las propias necesidades y de qué manera están siendo valoradas y honradas también hace parte del ejercicio de reflexionar, ya que este tipo de validaciones nos permite conocernos mejor y de manera más profunda.

Reflexionar nos permite llegar a un conocimiento más profundo de nosotros mismos, hace que nuestros valores se fortalezcan y cobren sentido. Permite un mayor crecimiento personal. Nos permite validarnos como seres únicos y originales.

De la reflexión podemos reconocer conductas que estamos dispuestos a apoyar, aquellas que vetamos y no deseamos ni validar ni aceptar y logramos individualización frente al grupo. La reflexión es un ejercicio personal, interior e individual y depende de cada quien.

En palabras de Ella Wheeler Wilcox, “no existe mayor satisfacción que mirar hacia atrás y darse cuenta de que uno ha crecido en autocontrol, criterio, generosidad y acciones desinteresadas”. 

 

www.sandraleventhal.com

Etiquetas

Más de revistas
-->