EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146996
La Cita Positiva 30 de Diciembre de 2017

Oportunidad

El usuario es:
Sandra Leventhal

Se acerca Año nuevo y con él una carga de emociones comunes frente a esta fecha. Para algunos se trata de un momento melancólico, otros lo reciben con alegría y algunos prefieren mantenerse al margen de las celebracionesque ni siquiera participan.

Hay que recordar que también se trata de una oportunidad para revaluar el año que pasó, reconectar con familiares y amigos, enmendar relaciones y compartir en una fecha especial.

Un año termina y es común revaluar todo aquello que culmina y cuánto hemos hecho, los logros y las decepciones. Este ejercicio frente a la terminación del año nos puede llenar de melancolía pero, como todo, también se puede mirar desde dos ópticas.

Nos podemos fijar en las cosas negativas, lo que no sucedió y no se logró, o podemos mirarlas como oportunidad para mejorar y crear nuevas posibilidades. Todo esto depende de la actitud como lo miramos y lo tomamos.

Elegir cómo queremos vivir nuestras circunstancias y qué podemos hacer con ellas. Hacer un inventario de aquello que deseamos cambiar o transformar y mirar de manera objetiva las acciones específicas que debemos realizar. Revisar con qué contamos y con quiénes podríamos apoyarnos y darnos la oportunidad de reinventarnos una vez más.

Es época de reconciliación para analizar nuestros desacuerdos y enmendar nuestros errores. Para esto es importante el dialogo sincero, ser autocríticos y analizar hasta dónde hemos podido errar y qué acciones pudieron ser nuestra responsabilidad. Ofrecer una disculpa y perdonar.

Si lo que tenemos son nuevos propósitos, lo primero que debemos hacer es definir dos o tres que verdaderamente sean relevantes para nosotros. Tener muy claro que requerirán de atención y compromiso. Saber que es importante el tiempo para llevarlos a cabo.

En este año que culmina es importante revisarnos con ojos de aprecio, no ser nuestros propios jueces. Aquello que no se logró mirarlo con ojos de bondad hacia nuestros propios errores y descubrir las oportunidades para mejorar. Ejercitar el amor propio y la auto consideración y recordar que somos seres humanos haciendo lo mejor que podemos.

Un nuevo año se acerca, lleno de oportunidades para crecer, mejorar, volver a intentarlo y aprender. Para construir, enmendar y corregir. 365 días de nuevas oportunidades para hacernos mejores personas. Bienvenido el 2018 y feliz año para todos. 

Sandraleventhal@yahoo.com
 

Etiquetas

Más de revistas

Oportunidad

Sábado, Diciembre 30, 2017 - 00:00
Sandra Leventhal

Se acerca Año nuevo y con él una carga de emociones comunes frente a esta fecha. Para algunos se trata de un momento melancólico, otros lo reciben con alegría y algunos prefieren mantenerse al margen de las celebracionesque ni siquiera participan.

Hay que recordar que también se trata de una oportunidad para revaluar el año que pasó, reconectar con familiares y amigos, enmendar relaciones y compartir en una fecha especial.

Un año termina y es común revaluar todo aquello que culmina y cuánto hemos hecho, los logros y las decepciones. Este ejercicio frente a la terminación del año nos puede llenar de melancolía pero, como todo, también se puede mirar desde dos ópticas.

Nos podemos fijar en las cosas negativas, lo que no sucedió y no se logró, o podemos mirarlas como oportunidad para mejorar y crear nuevas posibilidades. Todo esto depende de la actitud como lo miramos y lo tomamos.

Elegir cómo queremos vivir nuestras circunstancias y qué podemos hacer con ellas. Hacer un inventario de aquello que deseamos cambiar o transformar y mirar de manera objetiva las acciones específicas que debemos realizar. Revisar con qué contamos y con quiénes podríamos apoyarnos y darnos la oportunidad de reinventarnos una vez más.

Es época de reconciliación para analizar nuestros desacuerdos y enmendar nuestros errores. Para esto es importante el dialogo sincero, ser autocríticos y analizar hasta dónde hemos podido errar y qué acciones pudieron ser nuestra responsabilidad. Ofrecer una disculpa y perdonar.

Si lo que tenemos son nuevos propósitos, lo primero que debemos hacer es definir dos o tres que verdaderamente sean relevantes para nosotros. Tener muy claro que requerirán de atención y compromiso. Saber que es importante el tiempo para llevarlos a cabo.

En este año que culmina es importante revisarnos con ojos de aprecio, no ser nuestros propios jueces. Aquello que no se logró mirarlo con ojos de bondad hacia nuestros propios errores y descubrir las oportunidades para mejorar. Ejercitar el amor propio y la auto consideración y recordar que somos seres humanos haciendo lo mejor que podemos.

Un nuevo año se acerca, lleno de oportunidades para crecer, mejorar, volver a intentarlo y aprender. Para construir, enmendar y corregir. 365 días de nuevas oportunidades para hacernos mejores personas. Bienvenido el 2018 y feliz año para todos. 

 
Imagen: