EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140152
La Cita Positiva 19 de Noviembre de 2016

No te sonrojes 

El usuario es:
Sandra Leventhal
Una de las preguntas más difíciles para un padre o un cuidador es aquella que tiene que ver con el sexo. ¿Cómo se debería contestar a un niño?, ¿cuándo se debe comenzar a hablar del tema?, ¿qué cosas son importantes y qué cosas es mejor no mencionar? Estas son preguntas válidas que muchos padres compartimos y como psicóloga en muchas ocasiones me he dado a la tarea de investigar.
 
Ante todo es fundamental comprender que el sexo es una dimensión fundamental de la especie humana, como tal es indispensable tratarlo con el debido respeto, sin mentiras, sin fantasía y sin tabúes.
 
Se trata de tener claros los valores de la familia y de acuerdo con estos entregar desde el primer momento de curiosidad información adecuada para la edad, pero clara y acorde con esos valores compartidos con la familia.
 
Por lo general, el primer cuestionamiento tiene que ver con el cuerpo y las diferencias biológicas entre niños y niñas. Es muy importante que ante todo se les inculque a los chicos respeto por su cuerpo y el de sus compañeros, hermanos, padres, etc. Enseñarles que ellos deben cuidar su cuerpo y velar por él, y darles los nombre comunes y reales de sus genitales y cómo les sirven. 
 
Cuando son mas grandes, las inquietudes tienen que ver con la identidad y si ellos se identifican con su cuerpo, en esta etapa es muy importante ayudarlos a descubrir cómo se sienten y ayudarlos a sentirse satisfechos con el cuerpo que se está desarrollando. Necesitan guía en los cambios que suceden y cómo se sienten respecto a estos, así como reforzar la autoestima por este cuerpo que va cambiando. Explicarles las transformaciones biológicas y contarles claramente los alcances de estos cambios, como un embarazo no deseado o una exploración inadecuada. El silencio y el tabú en esta etapa podrían dar como resultado fantasías e ideas irreales que podrían acarrear problemas futuros. Hablar con claridad es la mejor prevención.
 
Ya entrada la adolescencia es cada vez más probable que busquen iniciarse en la vida sexual, aquí es importante fomentar el valor del vínculo, hablar sobre la responsabilidad frente a iniciar relaciones sexuales y hablar de los métodos de protección y el respeto tanto por el propio cuerpo como por el del otro. Inculcarles el sentido de respeto que merece este paso hacia las relaciones de carácter adulto. En el mundo de hoy en día, donde la información es masiva, se hace muy relevante no dejar la educación sexual al azar, para así evitar situaciones que podrían eventualmente ser más difíciles de enfrentar que sonrojarse un poco para educar.
 

Etiquetas

Más de revistas
-->