EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144473
La Cita Positiva 05 de Agosto de 2017

Malabares

El usuario es:
Sandra Leventhal

Atrás quedaron los días en que se podía dedicar el tiempo para concentrarse únicamente en una tarea! Es extraño encontrar personas dedicadas exclusivamente a una sola cosa. Vemos jóvenes escuchando música, chateando y realizando una tarea todo de manera simultánea.

Madres corriendo organizando la agenda, llevando a sus hijos y comprando los víveres, casi en paralelo. Esposos, llevando a cabo reuniones vía teléfono celular, pagando cuentas por el internet, revisando la tarea de sus hijos.

Vivimos una vida frenética donde el día a día se ha convertido en un ejercicio de malabares. Estamos sumidos en un corre corre continuo que amenaza nuestra tranquilidad e integridad física, generándonos estrés permanente.

El estrés es una de las principales causas de enfermedad y fallecimiento prematuro hoy en día, este mal del siglo  XXI  se ha encargado de generar el deterioro directo de las células a causa de la inflamación, producto de la elevada producción de cortisol.

Correr como desenfrenados para lograr todas las tareas que se nos presentan en un mismo día, es una alarma directa para nuestro sistema emocional, el cerebro lo recibe como una amenaza directa y se protege detonando las alarmas biológicas del sistema de respuesta huida.

Esto en simple castellano significa que cuando sentimos esta amenaza, nuestro cuerpo se prepara para dar una respuesta a esta situación, se disparan las  medidas de respuesta que son descargas de adrenalina y aumento de cortisol, el cual dispone al cuerpo a la acción.

Pero la respuesta es sobredimensionada al desencadenante y las células se inflaman y se podría generar un daño eventual al sistema inmunológico, a la estabilidad emocional o a la propia fisiología general.

El estrés producto de este cuadro, es la principal amenaza a la salud en el siglo XXI. Vivir con presión y tensión generalizadas y a la carrera, está enfermando a nuestra sociedad. Se han disparado los casos de hipertensión, diabetes, obesidad, disfunciones del sueño y otros ejemplos más, producto del corre corre desenfrenado.

Ya no hay tiempo para comer comida fresca que requiere preparación,  muchos se alimentan de comida manufacturada desprovista de nutrientes. Ya no hay tiempo para hacer una pausa en el día, disparando el agotamiento. Ya no hay tiempo  para enfocarse en una sola tarea obligando a la sociedad a generar una población enferma de neurosis por exceso de trabajo.

Tomar la vida más despacio, tomarse el tiempo, o como dicen en esta hermosa costa, “tomarla suave”, es un arte y un privilegio que no debe arriesgarse, pues vivir la vida con pausa, no solo es bueno para la salud, es bueno para la calidad de vida. Es la clave para disfrutar de aquellas cosas que construyen nuestro día a día y de paso proteger la salud.

sandraleventhal@gmail.com

 

Etiquetas

Más de revistas
-->