EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145775
La Cita Positiva 28 de Octubre de 2017

La comezón del séptimo año

El usuario es:
Sandra Leventhal

Una teoría común frente al matrimonio se relaciona con el momento en que el interés por este y su permanencia entra en crisis. La motivación por estar con esa misma persona hasta que la muerte los separe, se convierte en una idea angustiante y la ilusión se pierde.

Esta teoría se conoce como la comezón del séptimo año y si bien es más frecuente que esta situación se presente después de los siete años de matrimonio, no existe una fecha verdadera para que un matrimonio entre en crisis.

Estadísticamente, a medida que la sociedad avanza, el desinterés por la permanencia dentro del matrimonio se hace cada vez más presente, no se tiene completamente claro si esto se deba a la falta de compromiso por parte de la pareja, al cabo de años de cercanía. O si bien se deba a nuevas oportunidades para aquellos que prefieren estar solos o la posibilidad abierta de ser padres sin una pareja. Quizás se deba a una educación más abierta o simplemente a la falta de tolerancia.

Lo que sí queda claro es que el matrimonio se ha convertido en una empresa muy frágil. De acuerdo con estudios científicos en torno a este, se han detectado algunas claves que dan luz a la situación en cuestión.

Somos herederos de una cultura que ha favorecido las fantasías en torno al amor, creemos que si no escuchamos música de fondo y fuegos artificiales el amor no es verdaderamente intenso, y la realidad es que el amor es un ejercicio de construcción permanente, de respeto, tolerancia y solidaridad.

Es común que hoy en día las parejas pierdan el interés por mantenerse juntos muy temprano en la relación, somos una sociedad acostumbrada a la remuneración emocional inmediata, no queremos esperar a cultivar una relación queremos la satisfacción y la intimidad de manera inmediata y mágica.

Nos hemos acostumbrado a las relaciones superficiales y carentes de entrega e intimidad, todo se ha hecho más público, cortesía del afán por figurar en las redes sociales y colocamos nuestra intimidad en el display, recibiendo comentarios y presión social en muchas ocasiones inoportunos.

Para completar, nos hemos olvidado que la responsabilidad de nuestra felicidad y bienestar es únicamente nuestra, y que es imposible dejar esta tarea a nuestra pareja. El matrimonio es la empresa más trascendental que constituiremos en nuestra vida.

Esta empresa requiere de compromiso con la permanencia en ella, trabajo en mantener una comunicación de respeto, tolerancia y empatía. Responsabilidad en el mantenimiento solidario de la unión.

En resumen, es la empresa del trabajo en la construcción de la unión de dos seres humanos que comienza con el amor y se mantiene con la entrega y el compromiso de construir una familia. Lo importante es saber que vale la pena evitar la inmediatez de salir corriendo y probar la estabilidad de hacer el esfuerzo. 

sandraleventhal@gmail.com

Etiquetas

Más de revistas
-->