EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144969
La Cita Positiva 02 de Septiembre de 2017

¿Ganar o ser feliz?

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Sandra Leventhal

En las relaciones largas e importantes tarde o temprano alguna discusión se va a presentar. Es inevitable las relaciones vienes cargadas de emociones y es precisamente esta emotividad la que da pie para los diferentes puntos de vista cargados de necesidades propias. Si bien discutir es sano, lo fundamental es lograr acuerdos luego de estas discusiones, porque de lo contrario no tienen sentido y lo único que van a dejar es resquemores y la lesión de dicha relación.

Ante todo lo primero es tener claro porque se está discutiendo y cuál es el objetivo de dicho ejercicio, si es más una reacción a una situación particular lo importante es frenar la escalada de dicha discusión, cuando se escala se corre el riesgo de decir cosas que podrían herir y por demás innecesarias, en este caso reparar lo más pronto posible es la ruta a seguir. Ofrecer una disculpa y recordar que antes que pensar en el malestar de ahora, tener presente la relación a futuro. Una disculpa a tiempo salva muchos desengaños.

También es importante recordar que no se trata de una batalla por demostrar el poder, ser un poco suave y empático con las necesidades del otro es una excelente inversión en la relación. Ganar en estos casos no es importante aquí lo que vale es ponerse de acuerdo y mejorar, se trata de construir. Buscar comprender la orilla del otro e integrar la necesidad que se está discutiendo es un buen punto de partida para des escalar una discusión, reconocer las necesidades del otro es parte de un proceso sanó.

Enfocarse solo en defender el propio punto de vista, limita un dialogo productivo y genera la necesidad de protegerse en el otro pudiendo desencadenar más molestia y rechazó, dando oportunidad a la parálisis emocional, donde se comienzan a buscar culpables.

Una discusión siempre genera miedo si todos son empáticos el miedo disminuye y el dialogo fluye

Demostrar afecto es otra forma de apoyar un buen dialogo, utilizando palabras de reconocimiento y entregando atención al otro.

A veces es mejor colocar una pausa a la discusión, siempre y cuando se le avise al otro esta intención ya que de lo contrario podría recibirse como la necesidad del otro de huir o lo que es peor, el desinterés por lo que el otro tendría que decir.

Discutir es sano, pero no olviden que discutir es sano cuando se hace en busca de un encuentro de opinión frente a algo y es posible que para lograr puntos comunes, alguna de las partes tenga que ceder.

Recuerden que no se trata de ganar, se trata de ponerse de acuerdo para ser feliz.

 

 

Etiquetas

Más de revistas