EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144353
La Cita Positiva 29 de Julio de 2017

Explotación de seres humanos

El usuario es:
Sandra Leventhal

La degradación máxima de una sociedad se da cuando a las personas se les trata como objetos comerciales, susceptibles de ser vendidos y generadores de lucro económico. Lo que se conoce como trata de personas o tráfico humano. En Colombia, en los últimos años esta cifra ha aumentado…

¿Me pregunto si esta práctica verdaderamente ha aumentado o si se ha hecho más visible y ahora se tienen datos más precisos? Pero, como quiera que sea, si es muy preocupante que en el país se hable de más de 70.000 casos al año de tráfico de seres humanos.

Nuestro país es un participe activo de este lucrativo “negocio” que no es más que la aberración absoluta de las practicas comerciales, por cuanto se trata del desconocimiento total de las libertades y derechos de todos los seres humanos, incluyendo el perpetrador que considera la vida humana como un objeto comercial.

Colombia, es punto de origen, tránsito y destino en esta cadena aberrante, y se dan prácticamente todas las variantes de esta deplorable práctica. Desde el secuestro practicado por diversos grupos al margen de la ley, pasando por el suministro de mano de obra esclava, hasta la prostitución forzada y el reclutamiento forzado.

En la mayoría de los casos la pobreza, la falta de educación y la informalidad laboral son grandes patrocinadores de este comercio humano, las posibilidades de lograr sueños para mejorar la calidad de vida, motivan la búsqueda y entrada en estas mafias inescrupulosas que recogen victimas frágiles e ingenuas.

Así se da un tráfico que lentamente degrada nuestra sociedad, en la explotación de personas en el servicio doméstico que no reciben un salario y trabajan por un plato de comida, o en la minería ilegal, niños que dejan de estudiar para adentrarse en las minas, o prostitución de jóvenes que no encuentran otra alternativa salvo caer en esta explotación sexual, mulas que buscan llevar paquetes corriendo el riesgo de perder su propia vida, mendigos que son manipulados por grandes mafias, matrimonios forzados con extranjeros que vienen a pescar novia a nuestro país,etc.

Algunos de los rincones de donde salen estas víctimas provienen de situaciones llenas de desesperanza y angustia, es así que la ONU ha detectado niños indígenas mendigando en las calles de una alejada ciudad ajena a su vida, jóvenes de otros países prostituidas en centro turísticos, jóvenes colombianas en ciudades asiáticas presas en un burdel o víctimas de un harem en alguna ciudad lejana del medio oriente, niños campesinos en alguna mina ilegal centroamericana o de nuestro propio país, hombres campesinos obligados a la explotación de una agricultura ilegal.

Como se puede ver, se trata de muchos matices de una práctica que degrada todo aquello valiosos para un ser humano, Desde su dignidad hasta su derecho a ser libre. Otra arista de la corrupción, otra arista de la inequidad y el abandono. Cuando como sociedad ya comenzamos a inmunizarnos ante temas como este, corremos el peligro de convertirnos en cómplices promotores de la degradación humana.

sandraleventhal@gmail.com

 

Etiquetas

Más de revistas
-->