EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147388
La Cita Positiva 20 de Enero de 2018

El valor de una vida

El usuario es:
Sandra Leventhal

En un país como el nuestro donde hemos presenciado violencia a todo nivel, corremos el riesgo de inmunizarnos frente al dolor y la pérdida ajena.

Hace apenas unos pocos días, en una reunión social escuchaba a diversas personas discutiendo cuál podría ser el valor de la cabeza de cierto dirigente. Esto me llevó a preguntarme ¿en qué momento comenzamos los colombianos a ponerle precio a la vida de otro? , ¿será que es un asunto solo de Colombia?, o ¿será que en el mundo la vida ha ido perdiendo valor y estamos frente a un problema de sociedad?

La sobre exposición a las redes sociales y esa inmediatez con la que vivimos, ha generado una desvalorización del ser humano, más cuando el morbo y la necesidad de publicarlo todo ha traspasado ciertos límites, donde hasta un crimen es susceptible de ser publicado, publicitado, compartido y comentado de forma banal. La vida se ha convertido en otro bien de consumo, siendo tomada como un objeto más en la colección de objetos de nuestra sociedad.

La desconexión hacia el otro es tan profunda que ni siquiera nos detenemos a preguntarnos ¿Qué tan valiosa es esa otra vida?

En el afán de recoger likes en la red social de moda somos capaces de publicar cualquier cosa o compartir cualquier cosa así se trate de las imágenes más dolorosas o íntimas de otro ser humano, sin detenernos a analizar si verdaderamente está bien hacer esa publicación, sin criterio, sin consideración y sin reparo por el dolor ajeno.

La vida, pareciera que ya no representara ningún valor, es como si la existencia de otro ser humano se hubiese tornado superflua e irrelevante, como lo que rodea esta sociedad light.

El valor de una vida es inconmensurable, esa es la realidad, y en la banalización de esta, corremos el riesgo de convertirnos en seres irrelevantes, que podrían correr el peligro de desaparecer, si la vida ya no se respeta como lo más valioso dentro de nuestra sociedad, si no comenzamos a revisar cual es nuestra valía como seres humanos y determinamos que cada vida es relevante y que la pérdida de un ser humano es una pérdida irreparable, comenzaremos a transitar un sendero muy peligroso.

No hay precio para la cabeza de otro, ese tipo de fantasías no deberían ser tolerables, menos en un país donde se le puso precio a la vida de otros hace más de medio siglo. Es hora como sociedad que hagamos una reflexión profunda frente al respeto por lo más valioso que tenemos y lo más sagrado, el respeto por la integridad propia y la del otro. Comencemos a construir una sociedad donde la vida del otro tenga el valor que merece, el valor de ser invaluable, porque se trata de lo más valioso que hay dentro de una sociedad. 

sandraleventhal@gmail.com

Etiquetas

Más de revistas

El valor de una vida

Sábado, Enero 20, 2018 - 12:15
Sandra Leventhal

En un país como el nuestro donde hemos presenciado violencia a todo nivel, corremos el riesgo de inmunizarnos frente al dolor y la pérdida ajena.

Hace apenas unos pocos días, en una reunión social escuchaba a diversas personas discutiendo cuál podría ser el valor de la cabeza de cierto dirigente. Esto me llevó a preguntarme ¿en qué momento comenzamos los colombianos a ponerle precio a la vida de otro? , ¿será que es un asunto solo de Colombia?, o ¿será que en el mundo la vida ha ido perdiendo valor y estamos frente a un problema de sociedad?

La sobre exposición a las redes sociales y esa inmediatez con la que vivimos, ha generado una desvalorización del ser humano, más cuando el morbo y la necesidad de publicarlo todo ha traspasado ciertos límites, donde hasta un crimen es susceptible de ser publicado, publicitado, compartido y comentado de forma banal. La vida se ha convertido en otro bien de consumo, siendo tomada como un objeto más en la colección de objetos de nuestra sociedad.

La desconexión hacia el otro es tan profunda que ni siquiera nos detenemos a preguntarnos ¿Qué tan valiosa es esa otra vida?

En el afán de recoger likes en la red social de moda somos capaces de publicar cualquier cosa o compartir cualquier cosa así se trate de las imágenes más dolorosas o íntimas de otro ser humano, sin detenernos a analizar si verdaderamente está bien hacer esa publicación, sin criterio, sin consideración y sin reparo por el dolor ajeno.

La vida, pareciera que ya no representara ningún valor, es como si la existencia de otro ser humano se hubiese tornado superflua e irrelevante, como lo que rodea esta sociedad light.

El valor de una vida es inconmensurable, esa es la realidad, y en la banalización de esta, corremos el riesgo de convertirnos en seres irrelevantes, que podrían correr el peligro de desaparecer, si la vida ya no se respeta como lo más valioso dentro de nuestra sociedad, si no comenzamos a revisar cual es nuestra valía como seres humanos y determinamos que cada vida es relevante y que la pérdida de un ser humano es una pérdida irreparable, comenzaremos a transitar un sendero muy peligroso.

No hay precio para la cabeza de otro, ese tipo de fantasías no deberían ser tolerables, menos en un país donde se le puso precio a la vida de otros hace más de medio siglo. Es hora como sociedad que hagamos una reflexión profunda frente al respeto por lo más valioso que tenemos y lo más sagrado, el respeto por la integridad propia y la del otro. Comencemos a construir una sociedad donde la vida del otro tenga el valor que merece, el valor de ser invaluable, porque se trata de lo más valioso que hay dentro de una sociedad. 

sandraleventhal@gmail.com

Imagen: