EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142093
La Cita Positiva 25 de Marzo de 2017

¿De qué lado estás tú?

El usuario es:
Sandra Leventhal

Todos alguna vez hemos sentido lo que significa coloquialmente levantarnos del lado equivocado de la cama. Son esos días en que todo nos sabe regular, las cosas parecen no fluir, todo se dificulta y el simple hecho de proceder con nuestro día es una tarea casi titánica. Así comenzamos a buscar razones, podemos incluso esbozar teorías complejas, para justificar ese malestar general.

Pues bien, lo cierto es que se trata de una serie de factores que se unen para sumergirnos en una actitud pesimista, y algo negativa, que dictará la forma cómo desde el momento que abrimos los ojos percibiremos nuestro día. El lado, o la óptica, emocional del día tiene relación con un conjunto de factores, que se unen y definen de qué lado de la cama amanecemos.

El primer factor tiene que ver con la calidad de nuestro sueño. Cuando es reparador y bueno nuestro cerebro se recupera y las terminales emocionales tienen la oportunidad de volver al punto de equilibrio, es así como nuestro cerebro y su sistema emocional tiene la oportunidad de reorganizarse por medio de un buen descanso. 

Si por el contrario no logramos dormir bien y tenemos sueño interrumpido o poco reparador, amaneceremos irritados y estaremos emocionalmente predispuestos a percibir las cosas de manera más negativa, las cosas se nos harán más difíciles y el día será más pesado.

Otro sospechoso es la digestión. Cuando cenamos comidas muy pesadas o condimentadas, la digestión se puede hacer más pesada y si nos acostamos, nuestro cuerpo está dedicado a realizar este proceso digestivo impidiendo recursos para la reparación del sistema nervioso. Hay una conexión directa entre la digestión y las emociones y cada una requiere tiempo y recursos biológicos dedicados.

El estrés es otro detonante de un mal día. Si estamos bajo presión las emociones se irritan y con ellas nuestra percepción, haciendo que prácticamente todo lo veamos con los lentes de la negatividad. Así nuestro día estará marcado por el pesimismo, la irritabilidad y el desgano.

Sugerencias.
La primera es prevenir, es decir, buscar mediante ciertas rutinas tener un sueño reparador, una habitación silenciosa y oscura sin registros lumínicos. Ese es el primer ingrediente. Tomar un baño tibio y descansar sin prender artefactos electrónicos antes de conciliar el sueño lo segundo, tomar un té caliente es una tercera sugerencia útil.

A la mañana siguiente, si por algún motivo nos despertamos del lado equivocado, tomar un baño de agua caliente seguido por un golpe de agua fría es lo aconsejable. Desayunar pausadamente con alimentos reconfortantes y, por último, agradecer que comienza un nuevo día, y con él nuevas oportunidades para elegir de qué lado vas a estar.

Etiquetas

Más de revistas
-->