EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142185
La Cita Positiva 01 de Abril de 2017

Crianza colaborativa

El usuario es:
Sandra Leventhal

En un mundo donde cada día surgen nuevos modelos colaborativos no es de extrañarse que también surjan propuestas orientadas a la colaboración entre padres. Hace unos años se contaban con ciertas herramientas solitarias para el ejercicio de ser padres. Existían espacios como las escuelas de padres y las reuniones de colegio para recibir los reportes, como únicos escenarios donde se podría compartir información sobre la crianza de nuestros hijos.

Así, el compartir de experiencias quedaba reducido a espacios limitados de frecuencia ocasional. Con la llegada del internet y el boom del manejo de redes, esta tarea también se abre a la posibilidad del manejo colaborativo entre los padres de familia. Es así como comienzan a surgir modelos  de crianza entre padres que encuentran espacios para discutir y ponerse de acuerdo en la forma de impartir educación a sus hijos.

¿De qué se trata exactamente?

Gracias a la tecnología, los padres de hoy en día se pueden poner de acuerdo en las cosas que desean reforzar como comportamiento en sus hijos, con el apoyo de todo un núcleo conformado por los  padres de los amigos de sus hijos. Mediante la creación de chats conjuntos, cada día vemos cómo se crean grupos de padres de familia que se comunican permanentemente con los padres de los compañeros de curso de sus hijos, o con los padres de los compañeros de deporte o padres de los amigos.

Esta posibilidad brinda una red protectora ante la velocidad con la que tienen  acceso ilimitado e irrestricto a mares de información malsana, disponible para nuestros hijos. Es decir, ahora es posible ponernos de acuerdo entre padres de cómo podemos manejar valores fundamentales en colectividad.

Ejemplos de esto podría ser el manejo del dinero, si todo el grupo social que frecuentan nuestros hijos se pone de acuerdo en las cantidades de dinero que se les entregaran a los chicos. Así se fomenta una cultura común frente a un valor tan importante, disminuyen las rivalidades por poder y se refuerzan los límites frente a este.

Si los padres del círculo que frecuentan nuestros hijos se organizan y se colocan de acuerdo frente a las horas de llegada, mejora el ajuste de los chicos a un horario y disminuyen las discusiones frente a este tema. Es como dice el viejo adagio, “todos en la cama o todos en el piso”.

También se crea una red de protección entre padres e hijos, en un momento histórico, donde cada día nuestros jóvenes se hayan más y más expuestos. Este diálogo activo entre los padres de los amigos de nuestros hijos y este involucrarse más de manera directa, redunda en el bienestar de ellos y en la protección a estos.

No se trata, claro está, de crear una red de espías de nuestros jóvenes, llamados a fiscalizar unos a otros, se trata más bien de crear redes de apoyo que se complementen y se sostengan de manera colaborativa en la crianza de seres ajustados, felices e íntegros.

Etiquetas

Más de revistas
-->