EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143293
La Cita Positiva 03 de Junio de 2017

Algunas etapas del cerebro adolescente…

El usuario es:
Sandra Leventhal

Uno de los grandes aportes de las neurociencias radica en el apoyo que esta ciencia ha dado a la educación. Comprender como funciona el cerebro ha sido la herramienta más poderosa en el avance de este tema. Si aplicamos este conocimiento a ese momento de la vida donde los seres humanos se encuentran viviendo los más profundos cambios, tendremos una idea más acertada de que es lo que pueden aprender con más facilidad los adolescentes.

Entre los 11 y los 12 años, se inicia este periodo con la llegada de la pubertad, a esta edad el cerebro está inundado por las hormonas que están generando cambios biológicos trascendentales. Se está desarrollando un área encargada de funciones específicas como el manejo del tiempo y el espacio, algunos centros de razonamiento espacial y la memoria prospectiva no están maduras.

Esto se traduce en dificultad para planificar y organizar actividades a futuro, así como una mayor dificultad en tareas relacionadas con el tiempo y el espacio, geometría por ejemplo se convierte en una materia de mayor dificultad. Necesitan un recordatorio externo de actividades y ayuda en la planificación de actividades por medio de listas de chequeo, así como apoyo en materias como geometría mediante ejemplos concretos y muy visuales.

Entre los 13 y 15 años se comienzan a madurar los centros emocionales y estos se encuentran sobre estimulados de ahí los cambios permanentes de estados emocionales, acá se hace muy importante apoyarlos y ayudarles a reconocer esas emociones, enseñándoles cómo se llaman y en que se distinguen, por ejemplo la diferencia entre frustración y rabia. En esta etapa la exclusión social y el aislamiento son muy dañinos y se hace muy importante ayudarlos a manejar desde lo racional este tipo de situaciones. Darles estrategias de afrontamiento y enseñarles técnicas para reducir el estrés, como yoga, meditación o respiración eficaz.

Entre los 16 y los 18 años, buscan medir límites y tomar riesgos, sus cerebros están madurando áreas de proyección de riesgos y consecuencias a futuro y necesitan que estas sean explicadas por sus padres o adultos, ya que carecen de puentes neuronales en el control inhibitorio, es decir no tienen desarrolladas las conexiones entre sus actos y sus consecuencias. En esta etapa se hace primordial ayudarlos a relacionarse con amigos que los apoyen y que se cuiden entre sí. Son impulsivos y necesitan que les recuerden mediante el dialogo que es una conducta de peligro.

Entre los 18 y 21 años se desarrollan los puentes prefrontales y comienzan a exhibir mayor madurez en las áreas de toma de decisiones, juicios críticos y pensamiento proyectivo. Esto se conoce como las funciones ejecutivas y son las últimas en desarrollarse. Comienzan a desarrollar la empatía, sin embargo todavía se están madurando las áreas de control inhibitorio.

Estas áreas comienzan a desarrollarse entre los 21 y 25 años, también se hacen más hábiles en la lectura de los otros y sus intereses y amigos cambian, su personalidad ya está más definida y comienzan a contar con la capacidad de proyectares al futuro. Es el momento de trazar los planes que los llevaran a ser adultos.

sandraleventhal@gmail.com

Etiquetas

Más de revistas
-->