EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145731
Invitado 21 de Octubre de 2017

Esteban Cortázar y su éxito al natural

El usuario es:

Foto: Cortesía Cámara Lúcida

Esteban Cortázar, de 33 años, en su última visita a Bogotá para el evento de moda B Capital.

Daniela Fernández Comas

El diseñador que viste a reconocidas personalidades del mundo estuvo en Bogotá. Reside en París, pero dice que es Colombia la que le da el ritmo para crear.

Esteban Cortázar nació en Bogotá, pero a los 10 años emigró a Miami para vivir con su padre, Valentino. Dice que allá fue donde se terminó de enamorar de la moda, pues el clóset de su abuela y el estilo de su madre en escena, una cantante de jazz, ya lo habían seducido. Así empezó a los 13 años. 
 
“El entorno y las calles de South Beach estaban llenas de supermodelos, fotógrafos muy famosos y diseñadores que me influenciaron mucho en esa época, como Gianni Versace y Tom Oldham. De ahí nació mi interés”, recuerda Esteban.
 
A los 17 se fue a Nueva York y a los 18 se abrió camino en la Capital del Mundo mostrando sus diseños, convirtiéndose en el diseñador más joven en presentarse en la Semana de la Moda de esa ciudad. No tuvo que estudiar Diseño de modas para saber que era eso lo que quería hacer por el resto de su vida. Su talento es innato, empírico. 
Esa espontaneidad para crear es la que lo ha acompañado en más de 15 años. Son esos los que lleva vistiendo a cientos de miles de mujeres alrededor del mundo. Era hacer vestidos femeninos lo que visionaba para su futuro. Se imaginaba diseñando alta costura. 
 
Es así como la creatividad de Esteban aterriza en París. “Llegué a los 23 años porque me contrataron como director creativo para Emanuel Ungaro. Ahí estuve tres años. Luego hice colecciones exclusivas para Net-a-porter (la primera página web de moda de lujo en el mundo) y luego lancé mi propia marca en París”. De hecho es uno de los pocos diseñadores colombianos que ha engalanado diferentes locaciones parisinas como en la última Semana de la Moda en París, o en julio, en la influenciadora boutique parisina Colette.
 
Esta última fue la que lo hizo visitar su ciudad de nacimiento. Trajo la colección para presentarla en un almacén del país, para que los amantes de la moda, y sus compatriotas también la disfrutaran.
“La cápsula para Seven Seven nació del trabajo que hice con Colette en París. Fue muy importante para Colombia y para mi porque celebramos un año de Colombia en Francia y la quisimos traer para compartir con los colombianos”.
 
Buzos, camisetas, gorras y aretes con palabras como “sancocho, parcero, chango y juemichica”, son las prendas que hacen parte de la colaboración, en combinaciones de colores entre el blanco, azul, amarillo y negro.
“Fue una colección inspirada en experiencias personales, en aventuras de verano, y es una especie de salsa que sacamos de una manera muy espontánea para recordar la cultura popular, la cultura de las calles, la cultura real, lo que hace a Colombia única. Y no es porque esas palabras solo las conocemos los colombianos, es porque también se ven chéveres en las camisetas. Si un extranjero la ve de pronto no entiende el significado, pero es algo llamativo”.
 
 
Después de su paso por Bogotá, donde habló con Gente Caribe desde el evento de moda B Capital, Esteban vuelve a París, un lugar que significa ”magia” para él y que considera “la ciudad más bella del mundo”. Allí estará en su taller, dispuesto a enfocarse en una nueva colección. La que espera mostrar en la Semana de la moda parisina en marzo de 2018. 
 
Neopreno, chifón y color es lo que de seguro verán sus seguidores,  y asistentes a ese desfile. Materiales y tendencias por las que el bogotano suele optar, pero a las que no se ciñe.
“Trato de usar diferentes colores, aunque mi color preferido es el azul y siempre cambio la idea”, asegura. 
 
Sus exclusivos cortes son los que han captado el gusto de Cate Blanchet, Rihanna, Beyonce y Katy Perry, por solo mencionar algunas celebridades. No cabe duda que su reconocimiento traspasa fronteras. Pero la fama lo tiene sin cuidado, no piensa en ella. Así, relajado, fresco y sencillo es Esteban Cortázar. Un diseñador de talla mundial a los 33 años, de talento natural, al que parece no importarle vestir a las mujeres mejor pagas del mundo. A él lo verán en jeans y tenis. 

Etiquetas

Más de revistas