EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141302
Invitado 04 de Febrero de 2017

En la lucha por los niños en situación de discapacidad

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Beatriz comparte con algunos niños beneficiados por el centro de educación y rehabilitación, ubicado en el barrio La Paz.

Inguel Julieth De La Rosa Vence

La labor social de Beatriz Toro ‘alimenta’ la fundación CE Camilo, que desde el barrio La Paz, en Barranquilla, beneficia a más de 300 niños y jóvenes de escasos recursos.

A Beatriz Toro la antropología le despertó “la sensibilidad social” y le enseñó a entender al otro, a ponerse en el lugar de los demás. No lo dice de dientes para afuera. Una conversación con ella basta para saber cuánto le inquieta la realidad humana que viven cientos de niños en Barranquilla, cuyos escasos recursos no les permiten hacerle frente a su situación de discapacidad.
Nació en Bogotá y fue allá donde Beatriz se hizo profesional en Antropología, en la Universidad de los Andes. Conserva su acento rolo pero ya se siente con “ciudadanía barranquillera” luego de haberse radicado en la capital del Atlántico con su esposo, el empresario costeño Hernán Maestre, y de haber tenido a sus tres hijos en esta ciudad.

Ya hoy son más de 20 años en Barranquilla y una década completa en la Fundación CE Camilo. Ahí, con su sencillez y carisma, se vinculó cuando conoció al padre Cirilo Swinne, que lidera, entre otros, este centro de educación y rehabilitación para niños y jóvenes.

En procura que “el mundo sea más llevadero y asequible para todos”, Beatriz trabaja por la inclusión de los pequeños, desde el mismo uso del lenguaje.

“Se dice que la discapacidad no es una condición, es una situación que afecta a toda la familia, porque cuando un miembro tiene una discapacidad otro debe dejar de trabajar o estudiar para cuidarlo”, expresa en un amable tono aclaratorio, confiada en que muchos  de estos casos “pueden ser superables hasta cierto punto con trabajo, terapia y recursos, con la ayuda de cada uno de nosotros”.

Es así como día a día, hombro a hombro con su equipo, Beatriz lucha por la consecución de recursos que permitan desarrollar las clases y las terapias de rehabilitación de los más de 300 niños y jóvenes beneficiados.

Beatriz posa delante de los jóvenes del taller vocacional de panadería, de la fundación CE Camilo.

Los resultados saltan a la vista. El recorrido que Beatriz nos hace por las instalaciones del CE Camilo es suficiente para comprender el alcance de su labor y la de sus compañeros de trabajo, entre esos, voluntarios que ha vinculado desde que se incorporó a la fundación.

Los niños y jóvenes están agrupados según su situación. Reciben terapias de psicología, fonoaudiología, ocupacional y fisioterapia. También hay disponible una piscina para hidroterapias grupales. Los niños con parálisis cerebral, por ejemplo, reciben estimulación sensorial con luz, sonidos y texturas para adaptarse al contexto, además de ayuda en su movilidad.

Por cierto, CE Camilo también cuenta con un taller ortopédico, certificado esta semana por el Invima. Allí elaboran prótesis y órtesis, aditamentos técnicos ortopédicos que sirven para corregir deformidades, restablecer funciones, brindar apoyo, sostén y comodidad en la marcha, según las deficiencias que presenten los usuarios.

Cuando ya son jóvenes funcionales se les evalúan sus habilidades sociales antes de ingresar a los talleres de carpintería, pintura, modistería o panadería, que también están disponibles en la fundación con los equipos necesarios.

Todo esto ha sido posible, en parte, por la gestión de Beatriz y sus iniciativas, a través de actividades que van desde bingos hasta torneos de póquer, exposiciones de arte y la carrera Corre Corre Carnaval, cuyo 70% del recaudo va dirigido a CE Camilo y la Cruz Roja, teniendo en cuenta que el objetivo es netamente benéfico.

“Corre Corre Carnaval es de las actividades que más me gustan, porque es una manera de percibir recursos y dejarle algo a la ciudad, permitiendo que la gente se ejercite, recree y conozca la fundación”, dice, extendiendo la invitación para que la ciudadanía se disfrace y corra este domingo 12 de febrero. “Corramos por quienes no pueden correr ni caminar”.GC

Etiquetas

Más de revistas