EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144867
Así Nos Conocimos 26 de Agosto de 2017

Natalia y Jesús, una relación con ‘sazón’ italiana

El usuario es:

Foto: Carolina Meneses.

Natalia y Jesús posaron en las instalaciones del laboratorio de Cuore Pasta, junto a algunos de sus productos.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP

Unidos por la gastronomía, esta pareja de cocineros contó cómo la comunicación se convirtió en la clave que les permitió materializar juntos una de sus metas: crear un proyecto de pasta artesanal en Barranquilla.

Cuando Natalia Cisiano vio por primera vez a Jesús Llavaneras en un bar de Trujillo, ciudad ubicada al oeste de Venezuela, nunca pensó que el destino los volvería a unir 7 años después. 
 
“Todo comenzó en una Navidad del 2005. Yo nací en Maracaibo, Venezuela, pero por esos días me encontraba con mi familia de visita donde unos tíos en Trujillo. Después de la medianoche salí con mis primos y hermana a dar una vuelta y entramos a un bar. Allí estaba él con unos amigos, quienes coincidencialmente conocían a mis primos. Pese a que yo había estudiado Comunicación Social, siempre sentí una gran afinidad por la cocina es por eso que cuando supe que él era chef, estaba asombrada”, contó Natalia.
 
Por aquel entonces, Jesús, quien también es venezolano, ya había culminado sus estudios en su país natal y le estaba dedicando su vida a trabajar en restaurantes y hoteles. 
 
“Ella me llamó mucho la atención, pero ese día estuve muy callado. Ella empezó a preguntarme sobre la gastronomía a las 3 de la mañana, cuando yo lo que quería era tomarme un vaso de whiskey tranquilo”, confesó, entre risas Jesús. 
 
Pese a la conexión que tuvieron aquel día, ambos volvieron a ponerse en contacto en el 2012. Natalia, de padre italiano y madre paisa, se mudó a Barranquilla, un “segundo hogar” que la recibió para comenzar su proyecto de estudiar cocina. 
 
La comunicación ha sido la clave que les ha permitido superar cualquier adversidad. 
 
“Estudié en el Colegio de Gastronomía Gato Dumas y como estaba trabajando en este sector decidí enviarle un correo a tres cocineros que yo conocía para mantenerme en contacto, entre ellos a Jesús, sin embargo el correo rebotó y nunca llegó. Después, en mi primer año de estudio, tuvimos un concurso de cocina en redes sociales, lo que implicaba desbloquear mi cuenta de Facebook, la cual había cerrado años atrás. Cuando la abrí me di cuenta que tenía un mensaje, de hace un año, de Jesús, donde me enviaba su número de celular”, explicó Natalia. 
 
Sin dudarlo, ella le escribió un mensaje que fue respondido por él al instante. 
 
“Ahí me propuso que cocináramos juntos, porque en 20 días le iba a celebrar el cumpleaños a su papá.Yo acepté y viajé a Maracaibo para asistir al festejo. Desde ese día, no dejamos de hablar ni un segundo”, estableció Jesús. 
 
La pareja mantuvo una relación a distancia por un año y medio, Natalia desde Colombia y Jesús desde Venezuela. 
 
“Yo siempre sentí que ponía como prioridad mi trabajo, antes de mis relaciones sentimentales. Sin embargo, con Natalia fue distinto y quería hacer un cambio en mi vida, cuando el mundo conspira hacia ti ya tienes el camino trazado”, afirmó Jesús. 
 
Fue así como se mudó a Barranquilla, en el 2014, para vivir con Natalia. Estando juntos, decidieron emprender un proyecto que tuviera como base la tradición italiana. 
 
“Yo me crié con una gran influencia italiana y mi papá ha estado toda la vida vinculado a la industria de la maquinaria de pasta a nivel macro, así que vimos ahí una oportunidad de negocio. Fue así como creamos Cuore Pasta, un laboratorio artesanal de pasta fresca. Empezamos haciendo 1 kilo al día y hoy ya tenemos una variedad de pastas al huevo, integrales y a base de vegetales”, explicó Natalia. 
 
La pareja se casó en una ceremonia civil el 16 de mayo de 2016 en Venezuela, rodeada de sus familiares y amigos más cercanos. Después, celebraron una cena en un restaurante tradicional italiano de Maracaibo. Es así como la comunicación en la cocina y en la vida se ha convertido en el ingrediente secreto e indispensable de esta relación de chefs, quienes continuarán trabajando por construir un futuro con “mucha sazón italiana”. 
 
Momentos especiales
 
Matrimonio y viajes. Su unión ante el altar y viajes realizados a Italia, con el fin de visitar la familia paterna de Natalia y explorar nuevas ideas de negocio, son algunos de los recuerdos que más conserva con cariño la pareja.
 

Etiquetas

Más de revistas