EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/139083
Así Nos Conocimos 10 de Septiembre de 2016

Marco y Catalina: colegas, cómplices y compañeros

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Marco y Catalina posan para Gente Caribe en su apartamento, en Barranquilla.

Adriana Marcela Polo

Como en la vida real la historia de Marco y Catalina Zúñiga ha tenido momentos gratos y difíciles, pero el apoyo mutuo siempre ha sido incondicional. Ese detalle –coinciden– es la clave que los mantiene juntos.

Con una sonrisa y un brillo en sus ojos que transmiten ese amor inagotable que los unió hace 38 años, la mujer recuerda como si fuera ayer el día que empezó su historia.
 
Era un mes de julio, recién graduada como ingeniera de la Universidad del Norte, cuando por cosas del destino Catalina llegó a una entrevista de trabajo a la empresa Avianca. “Una amiga era la que estaba aspirando, pero quedó en embarazo y no pudo aplicar, entonces me lo cedió a mí, me pasó el número del ingeniero Marco Zúñiga, lo llamé y me dijo que fuera enseguida a una entrevista”, dijo. Al llegar a la cita tuvieron una larga conversación, “llegué a la una de la tarde y eran las tres y todavía me estaba entrevistando”, cuenta entre risas. Desde el primer momento Marco quedó flechado, dice que la belleza y la dulzura que transmitía Catalina, fueron el trampolín que la impulsó  hasta ocupar la vacante que había en su vida. “Yo la vi entrar por esa puerta y me impactó, hoy en día la sigo admirando, imagínese 30 años atrás”, contó Marco. Además, recuerda algo curioso que ocurrió con la hoja de vida, con el afán de la cita la mujer olvidó llevarla a la entrevista y para no hacerla volver, él le pidió que la llevara a su casa. 
 
Esa misma noche, ella cumplió con lo pactado, al llegar la recibió el papá de Marco, que en ese momento auguró el futuro de su hijo: “así como ella es el tipo de mujer con quien debes casarte”. 
 
A medida que el proceso de selección avanzaba, con este su relación. La pareja siguió frecuentándose, las invitaciones y salidas cada día fueron aumentando, igual que el interés del uno por el otro. El 31 de diciembre del mismo año, al encontrarse, Marco le dio la noticia de que había sido seleccionada en Avianca, pero que lamentablemente debía elegir entre el puesto en la empresa y seguir con la relación. Ella sin dudarlo decidió seguir a su lado.                                                                                     
 
En los triunfos y las adversidades. Luego de casarse pudieron disfrutar de muchos viajes en pareja y familia, pero llegó un momento en que la crisis económica se hizo presente en su hogar. Marco agradece a su esposa el haber estado allí apoyándolo, incluso más allá del cansancio. 
 
“Existe una frase que dice que cuando la pobreza entra por las puertas, el amor sale por las ventanas, pero esta no es válida en nuestro caso, por el contrario, el amor entre nosotros se volvió más intenso”, resalta Marco, que preside la junta directiva de Apanexda.
 
En el día de su matrimonio. Un 28 de octubre de 1978, luego de un año de relación, en una ceremonia católica, la pareja selló su pacto de amor. Fruto de este nacieron sus tres hijos; Carlos, Juan Carlos, y Catalina a los que criaron “con mucho amor y con bases solidas en valores”.
 
Sobre su vida en pareja...
“Hoy que nuestros hijos se han ido, llegó el momento de seguir con nuestra luna de miel”.

 

Etiquetas

Más de revistas