EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142443
Así Nos Conocimos 15 de Abril de 2017

Loren y Sergio, una pareja unida por el estilo

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Desde las instalaciones de la casa de diseño de interiores Zientte, en Barranquilla, la pareja recibió a Gente Caribe.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Estos personajes no dudan en afirmar que su historia es la “típica de amor cliché” que surge entre una costeña y un cachaco. La pasión por la creatividad los mantiene unidos en casa y en los negocios.

Hay quienes dicen que el amor a primera vista no existe, pero Sergio Vergara no concuerda con ello. Él desde el primer día que vio a Loren Barake quedó “flechado”.
 
“La vi y quedé tragado, me flechó instantáneamente”, cuenta el bogotano del día que conoció a su hoy esposa, y madre de su hija Victoria. Dice que es “la típica historia de amor cliché entre una costeña y un cachaco”, pero fue el desparpajo de Loren, su frescura al hablar, decir las cosas tal y como las piensa, y su espontaneidad lo que más le gustó al capitalino de la barranquillera. “Típico  de las costeñas”.
 
A la barranquillera, por su parte, le llamó la atención la estatura de su esposo, lo “chévere” que es, y el buen estilo que llevaba esa vez al vestir. “Me encantó de una”, recuerda Loren, que no dudó en conversar con Sergio esa misma noche que se conocieron, confirmando enseguida que le gustaba.
 
Una fiesta en Cartagena, en diciembre de 2004, fue el evento al que coincidieron. Ella era la anfitriona. Él llegó por sorpresa. El resto es historia. Actualmente llevan 13 años juntos, una hija y muchas anécdotas por delante. Como las habladas por teléfono fijo mientras su relación apenas florecía.
 
“Yo acababa de llegar de Australia, con muchos proyectos. Ella igual, pero desde Francia, a Barranquilla”, cuenta Vergara. Por eso los siguientes dos meses disfrutaron conociéndose a la distancia, a través de llamadas. “Pero así me hizo la pregunta”, contó entre risas Loren del momento cuando Sergio le pidió ser su novia.
 
La pareja vive en la capital del país, junto a su hija de dos años y medio, Victoria.
 
Como toda historia, la de ellos también tuvo sus altos y bajos. En esos dos meses Loren preparaba un nuevo viaje a Europa, esta vez a Italia, para seguir capacitándose en lo que le apasiona: la moda. Vivir a la distancia no era lo más ideal pero, sin duda, los unió. Según Sergio, “fue dura la experiencia, pero así se conoce más a la persona, se hace más esfuerzo que estando cerca”.
 
Con el tiempo, los kilómetros se comenzaron a sentir. Loren iba a terminar su maestría y Sergio le pidió que regresara. Así fue. Pero no fue mucho su tiempo en Colombia. Loren retornó a Italia, acompañada de su “esposo cachaco”.
 
“Sergio iba a hacer su maestría allá, así que decidimos casarnos antes”. Con música de Ceratti de fondo, vino rosado y en Sopó, Cundinamarca Sergio le pidió matrimonio. Como en una novela se casaron el 6 de septiembre de 2008, en Puerto Colombia. Por supuesto con el mar de fondo. Después viajaron a Italia, vivieron un tiempo allá, y aprovecharon para decidir que en Bogotá querían residir.
 
Loren y Sergio el día de sus nupcias, el 6 de septiembre de 2008.
 
Ahora, en la capital es donde mantienen “viva la llama”, aprovechando los espacios culturales que brinda la ciudad, como el teatro. Espacios que –dicen– son los que más los unen. 
“Ambos somos sensibles por la estética, por la creatividad”, explica Loren. “Sí”, confirma Sergio. “El tema del diseño también es lo que nos ha unido”.
 
Y es que esta pareja desde sus inicios tuvo en común la creación y el estilo. Ella hace consultorías para marcas de moda, dicta conferencias y hace asesorías sobre styling. Él es el director creativo de Zientte, casa de diseño de interiores, y trabaja con Brujita, una oficina de diseño estratégico.
 
En Italia, país donde vivieron sus primeros años de matrimonio.
 
Sobre sus diferencias, esas que demuestran que ella es costeña y él cachaco, dicen que es lo más divertido, y los ayudan a que su relación nunca sea aburrida. “La risa y el sentido del humor juegan un papel importante en nuestro matrimonio”, dice Loren. Ella considera que el mejor tip que le puede dar a las parejas es “no tomarse el amor tan en serio, divertirse y dedicarse tiempo”, de seguro, es eso lo que le ha funcionado a esta pareja “cliché”, la de una costeña y un cachaco.

Etiquetas

Más de revistas