EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145723
Así Nos Conocimos 21 de Octubre de 2017

Kathy y Sebastián, una pareja que no cree en estereotipos

El usuario es:

Foto: Archivo particular

Pasar tiempo en familia, ir a cine, viajar, hacer pícnics y descansar en casa, son sus planes favoritos.

Daniela Murillo Pinilla

Para este matrimonio de famosos la complicidad y la entrega son las claves que les han permitido, desde hace 11 años, construir un hogar estable y armonioso.

Como si se tratase de una historia de amor de una telenovela, así empezó la relación entre Kathy Sáenz y Sebastián Martínez.
 
“Cuando lo conocí, sin duda lo que más me impactó fueron sus ojos. Fue algo inexplicable”, confesó la bogotana. 
 
Se vieron por primera vez cuando él llego a presentarse en un casting para la telenovela Juegos Prohibidos, una producción donde ella encarnaría después el papel de Jimena Guerrero, una mujer que era constantemente maltratada por su esposo, y él, el de Ignacio ‘Nacho’ Bueno, un aficionado por los juegos de computador que buscaba cumplir una apuesta, enamorando por internet a Jimena, una mujer 10 años mayor que él.  
 
Tal y como si la ficción se transformara en realidad, la afinidad entre ambos se fue fortaleciendo durante las grabaciones de la telenovela. Pese a esto, por aquel entonces Kathy estaba casada con su primer esposo, Sammy Bessudo, y con quien tuvo a sus dos hijas, Shenoa y Alana. Por su parte, Sebastián mantenía una relación con la también actriz Johanna Bahamón.  
 
Al estar los dos comprometidos, cada uno se concentró en su trabajo y con los proyectos de vida que ya tenían establecidos. Además, ambos confiesan que en ese tiempo se encontraban “en una época donde todo marchaba bien”. Él apostándole a nuevos retos actorales y ella, aprendiendo en su rol como madre. 
 
Sin embargo, luego de que acabaran las grabaciones, la atracción pudo más y se fueron acercando más el uno del otro. Pusieron fin a las relaciones que tenían y se aventuraron a vivir juntos una nueva etapa, a comenzar una relación sentimental.
 
Comunicar los sentimientos es una de las reglas en su relación. 
 
Para esta pareja, el encuentro de ambos en la vida va más allá de una simple casualidad. “Todo ocurre por una razón determinada, porque estamos dentro de un plan divino. El habernos conocido estaba escrito desde arriba”, contaron. 
 
Como ‘hobbies’, la pareja disfrutaba como novios planear viajes, dormir hasta tarde y ‘parchar’ con amigos cercanos. Aunque el inicio de la relación estuvo marcado por momentos muy especiales, también despertó una serie de señalamientos y críticas, debido a la diferencia de edad entre ambos. 
 
“Yo siempre he pensado que el tema de la edad tiene que ver con el tiempo. Yo nunca le he prestado tanta atención a este tema pues, pese a que el tiempo marca pautas en el mundo, considero que todos somos almas sin tiempo. Así que jamás he reparado en la edad y para mi Sebastián es un alma muy bella y especial así que, ¿por qué tendría que reparar en su edad?”, preguntó Kathy.
 
Entusiasmados por emprender una vida juntos y dejando a un lado los estereotipos, se casaron el 8 de diciembre de 2008 en su casa en Bogotá, en una ceremonia íntima que se realizó de día y a la cual asistieron familiares y pocos amigos. 
 
Para esta pareja, una de las mejores experiencias de su vida fue la llegada de su hijo, Amador. “Siempre habíamos soñado con tener un hijo y, aunque su llegada fue planeada, fue una de las cosas más bellas que nos ha pasado. Con él, hemos podido seguir creciendo y madurando como personas”, añadieron. 
 
Ante los problemas rutinarios de pareja, ambos coinciden que han sabido sobrellevarlos gracias a “la manera que tienen de acompañarse el uno  al otro y de expresar constantemente sus sentimientos y pensamientos”.
Por el momento, Kathy y Sebastián se encuentran trabajando juntos en un proyecto al que le han dedicado compromiso, dedicación y tiempo.  
 
Uno de los objetivos trazados por Kathy y Sebastián es “lograr la realización espiritual”. 
 
“Estamos haciendo juntos una gran campaña en redes sociales para MNG/Mango. En esta iniciativa nos han elegido como sus influencers de moda en Colombia. Un trabajo que hemos sacado adelante como pareja”, agregaron. 
 
De este modo, asegura Kathy, la base de toda relación debe radicar en la entrega total al otro ser. 
 
“La clave para permanecer unidos ha sido seguir los lineamientos de los seres sabios. Ejemplo de ello es cuidar al esposo y el hogar como base fundamental. Dejar a un lado el ‘yo’ y entender más al otro. Reconocer los errores y pedir perdón. Y, ¿por qué no? Caminar juntos con los mismos propósitos de vida” concluyo la siempre hermosa Kathy Sáenz

Etiquetas

Más de revistas