EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145391
Así Nos Conocimos 30 de Septiembre de 2017

“En nuestra historia, el amor puede más que el orgullo”: Eileen y Alberto Mario

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

La pareja de barranquilleros posa en la sala de su casa, ubicada en el norte de la ciudad.

Daniela Murillo Pinilla

Eileen Gómez y Alberto Del Río llevan 17 años de unión matrimonial. Juntos construyeron un hogar en el que prima la complicidad.

La primera vez que el médico cirujano Alberto Mario Del Río González vio a la fonoaudióloga y cosmetóloga Eileen Gómez Casas fue en una de las constantes visitas que le realizaba a uno de sus amigos más cercanos de la universidad. 
 
“Yo estaba cursando séptimo semestre de Medicina en la Universidad Metropolitana, por lo que me reunía mucho con mi grupo de estudio. En una de esas jornadas me llamó la atención Eileen, quien era vecina de uno de mis compañeros. Yo siempre le decía a él que me la presentara, pero nunca me hizo caso”, contó Alberto. 
 
Sin embargo, ambos estaban destinados a conocerse. En una ocasión, Eileen se encontraba en la terraza acompañando a sus dos primas pequeñas, mientras jugaban en una piscina inflable cuando accidentalmente esta se rompió. 
 
“En ese momento, él pasaba coincidencialmente por la casa y se ofreció a ayudarnos. No lo puedo negar, desde el primer momento que lo vi, me pareció un ‘pelao’ muy bonito y agradable, pero todo quedó ahí”, agregó Eileen
Ambos sostienen que trabajan por el bienestar de la familia en general.
 
La pareja volvió a hablar un año después cuando Eileen entró a estudiar Fonoaudiología en la misma universidad.
 
“Empezamos a hablar, pero como yo era una niña muy de la casa, seis años menor que él, no hacía los mismos planes de salir a rumbear o estar hasta tan tarde en la calle”, agregó Gómez.
 
Esto no fue impedimento para que la pareja fortaleciera su relación. Por esos días, Alberto afrontó una de las situaciones más difíciles de su vida: la muerte de sus padres.
 
“Yo quedé prácticamente solo, porque mis hermanos vivían fuera del país. Eileen y su familia se convirtieron en mis principales acompañantes. Como novios disfrutábamos hacer realidad muchas oportunidades de negocio como vender ropa y crear un negocio de comidas rápidas”, agregó Alberto. 
 
Llegar al altar fue una decisión que no demoraron en tomar. Se casaron el 2 de diciembre del año 2000, un día en el que Barranquilla se encontraba paralizada por fuertes lluvias y por la falta de electricidad. 
 
“Ese día nos pasó de todo. El carro que iba a buscarme para ir a la Iglesia de la Inmaculada Concepción fue arrastrado por un arroyo y me dieron el traje equivocado. Pero, al final todo fue un éxito. Después, hicimos una recepción donde compartimos con nuestros familiares y amigos más cercanos”, añadió Del Río. 
 
La pareja el día de su matrimonio. 
 
Cuatro años después, llegó a esta unión su hijo, Ramiro Del Río Gómez, quien hoy tiene 13 años. Por aquel tiempo la pareja vivía en Cartagena. No obstante, algunos inconvenientes de salud hicieron que Eileen se mudara  a Barranquilla, con su hijo. 
 
“Alberto tuvo que quedarse cumpliendo con unos compromisos laborales de lunes a viernes en la Heroica y venía los fines de semana. En ese tiempo, cada quien empezó a formar su propia vida en cada ciudad, hasta llegar a un punto donde hubo un vacío en nuestra relación. Alberto tuvo una relación extramatrimonial y de ese suceso quedó Isabella, una niña que hoy tiene nueve años y que vive en Cartagena con su mamá”, estableció Eileen. 
 
Ambos aseguran que este hecho partió en dos su historia como pareja. Alberto se devolvió a Barranquilla y empezaron a asistir a terapias de familia, un proceso que tardó dos años. Según Eileen, pese a que fueron para ella “momentos de intenso dolor y depresión”, logró perdonar a Alberto y decidió conocer a Isabella. 
 
“Cuando uno está ciego en la vida, siempre hay personas o ‘ángeles’ que te aconsejan para que tomes la decisión correcta. Ese fue el caso de mi suegro, que con solo una frase me hizo reflexionar que no estaba actuando bien”, afirmó Alberto. 
 
Pasar tiempo en familia: uno de los planes favoritos de la pareja. 
 
En la actualidad, los dos describen su historia como una, donde “el amor puede más que el orgullo”. En los 17 años de unión matrimonial han podido construir un hogar en el que la complicidad, el entendimiento y el respeto a la familia van por encima de cualquier dificultad. 
 
Momentos en pareja. 
 
 
El 2 de diciembre de 2000, día de su matrimonio, y el día del nacimiento de su hijo Ramiro, son algunos de los recuerdos especiales que conservan Eileen y Alberto Mario. Según ellos, las dificultades que han afrontado en su relación son hoy lecciones de vida que les han permitido ser cada vez más fuertes y estables. 

Etiquetas

Más de revistas