EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145179
Así Nos Conocimos 16 de Septiembre de 2017

Crecer juntos, la clave de Gina y Ricardo

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales y archivo particular

Durante su época universitaria, en Bogotá, Gina y Ricardo solían organizar fiestas de carnaval cada febrero.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP

Para los padres de Valeria, reina del Carnaval 2018, el amor y la complicidad son los requisitos que les han permitido permanecer felizmente juntos durante 40 años.

Una excursión de colegio fue la ocasión ideal que permitió el primer encuentro entre la abogada Gina Rosales y el arquitecto Ricardo Abuchaibe. 
 
“La primera vez que vi a Gina fue en el aeropuerto de Barranquilla. Ella venía de un vuelo chárter proveniente de Bogotá, porque todos íbamos a salir desde acá hasta Canadá. Sin embargo, no la volví a ver hasta que llegamos a Montreal, porque ella viajó en un vuelo distinto. A pesar de no verla más, no pude olvidar lo que sentí cuando la vi, como si se tratara de amor a primera vista”, explicó Ricardo. 
 
A su llegada a Canadá, Gina, quien viajaba en ese entonces con un grupo de amigas, coincidió con Ricardo en uno de los buses que transportaba a los asistentes de la excursión. 
 
 “Empezamos a andar juntos con el grupo barranquillero. Nos conocimos un 20 de junio de 1978 y desde ese día yo notaba que él me coqueteaba. Cuando regresamos a Barranquilla continuamos saliendo con el grupo de la excursión, hasta que el 12 de octubre de ese año no lo pensamos más y nos ennoviamos”, agregó Gina. 
 
Desde ese día, cuando ambos tenían 16 años, comenzó su historia. Terminaron sus estudios escolares, ella en el Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo y él, en el Liceo de Cervantes. Por tradición, la familia de Gina mantenía la costumbre de que todos estudiaran sus carreras profesionales en Bogotá, por lo que Ricardo sintió la motivación de seguir los mismos pasos.
 
“Le presenté a mis papás la alternativa de irme a la capital por su gran oferta de universidades. Sin embargo, ellos tenían claro que, además de esto, lo que yo quería era irme detrás de Gina”, recordó, entre risas, Ricardo. 
 
Los esfuerzos de ambos dieron su fruto, por lo que cumplieron el sueño de estudiar juntos en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Ella se inclinó por el Derecho y él, por la Arquitectura. 
 
Desde tercer año de universidad, empezaron a sonar las campanas de boda en la relación de Gina y Ricardo. 
 
Mi papá me decía constantemente en aquella época que éramos muy jóvenes todavía para dar ese paso, además porque yo tenía intenciones de viajar a Italia a especializarme, luego de que terminara mi carrera profesional”, agregó Gina. 
 
No obstante, el amor pudo más que los proyectos académicos. Alentado por su padre, Ricardo fue donde el papá de Gina a pedirle la mano de su hija. 
 
“Recuerdo como ese día estaban todas las hermanas escuchando detrás de la puerta, mientras yo conversaba con su papá. Yo ya había obtenido mi título como arquitecto y Gina estaba culminando su cuarto año de carrera, pues suspendió por un tiempo los estudios por unos problemas de salud que presentó”, afirmó Ricardo. 
 
Al lograr el consentimiento de la familia Rosales, eligieron el 20 de diciembre de 1985 como el día de la boda.  Lastimosamente, dos meses antes de esta fecha, Ricardo atravesó por uno de los momentos más difíciles en su vida: la muerte de su padre.
 
“Ya habíamos repartido las tarjetas. Mi mamá nos dijo que siguiéramos con los preparativos, porque mi papá siempre estuvo muy contento con nuestros planes de boda y ese era uno de sus grandes sueños. Decidimos continuar, cancelamos las orquestas y optamos por una ceremonia muy íntima en la capilla del Liceo de Cervantes y una reunión sobria con nuestros seres queridos”, contó Ricardo. 
 
Al año siguiente, llegó a su hogar su primera hija, Alexandra. Se regresaron para Barranquilla, y cuatro años después, nació Valeria. 
 
“La llegada de nuestras hijas al hogar simbolizó un cambio en nuestra vida como pareja. Luego de Valeria, la gente nos preguntaba cuando íbamos a tener a nuestro hijo varón, pero para nosotros eso no fue importante. Nuestra mayor petición era que Dios nos pudiera dar hijas sanas y  siempre mantuvimos esta fe”, contó Ricardo. 
 
Viajar es una de las actividades que más disfruta hacer la familia unida. Italia, es uno de los destinos preferidos por los cinco. Aquí con sus hijas, Vanessa, Alexandra y Valeria.
 
 
Fue así como un año y 10 meses después, Gina volvió a quedar embarazada de su tercera hija, Vanessa. 
 
“Cumplir los sueños de nuestras hijas es la misión de todo padre. Hoy en día estamos haciendo realidad estas metas. Recientemente, Alexandra se casó, Vanessa está adelantando sus estudios en Medicina y Valeria liderará el otro año la fiesta folclórica más importante del país, el Carnaval de Barranquilla 2018. Somos unos padres orgullosos de los logros que han conseguido”, afirmaron ambos. 
 
Para Gina y Ricardo, crecer juntos en cada etapa de la vida se convirtió en la clave de su matrimonio. Con 34 años de casados y 6 de novios, no dudan en reafirmar que fue el amor “bueno y sincero”, y la complicidad de ambos, la base de su unión.
 
Gina y Ricardo resaltan el carisma de Valeria, como su principal fortaleza. 
 
Carnaval 2018
La familia Abuchaibe Rosales está concentrada por estos días en lograr un propósito en particular: liderar con éxito las carnestolendas del próximo año. “Tenemos un compromiso muy especial, pero de mucha responsabilidad con la ciudad. Unidos daremos el 100% en esta festividad”, establecieron. 
 
 

Etiquetas

Más de revistas