EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140283
Así Nos Conocimos 26 de Noviembre de 2016

Albert y Lina, juntos desde la primera canción

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales.

Este dúo, conocido artísticamente como Linica, ensaya diariamente en su casa. Esta imagen capta uno de esos momentos.

Loraine Obregón Donado

La vida de esta pareja gira alrededor de la música desde que hicieron el primer contacto visual. Hoy tienen una hija y un proyecto musical que se llama Linica.

Como escena de película, en la que los protagonistas coinciden llegando al mismo lugar y se conocen en medio de una buena canción en vivo, así les sucedió a Albert Pérez y Lina Rodríguez. 
 
“Yo llegué a una pizzería que queda cerca del parque Venezuela, aquí en Barranquilla. Este lugar tiene música en vivo y fue ahí donde nos conocimos. Como él toca el cajón, él estaba en ese cuento y me gustó cómo lo hacía, empezamos a hablar y hasta me agregó en Facebook. Esto fue en febrero de 2011. Pasa el tiempo, seguimos conversando y logra insinuarme que le gusto. Todo fue muy bonito”, contó Lina entre risas. Por otro lado, Albert aseguró que la conquista de Lina no fue fácil y tuvo que ser paciente.
 
“Lina me dio el sí mucho tiempo después de haberla conocido. Recuerdo que fue cuando ella tenía 17 años, en medio de una presentación de canto que ella tenía en la universidad. La verdad la tuve difícil”.
 
Lina por su parte, recuerda ese momento y dice: “yo debía presentarme delante del profesor de música y compañeros de clases, pero, necesitaba a alguien que me acompañara tocando algún instrumento, por lo que  decido elegir a Albert, pues ya éramos amigos y conocía su talento. Cuando él llega, lo veo y me impresiona, porque tiene una guitarra, unos pedales, ‘maraquitas’ y un cajón, entonces como eran varias cosas, le pregunté que ¿quién tocaría todo? y me responde que él iba a hacerlo. Todo pasó rápido, no ensayamos y cantamos Que te vaya bonito, de Rossana. Cuando entramos a hacer el show, se sentó en el cajón, se puso un pedal de bombo de batería en un pie y unas maracas en el otro, después de esto empieza a tocar los instrumentos. En ese momento me ‘mató’ , hasta el profesor me felicitó por la presentación que habíamos tenido y me dieron una beca estudiantil. Seguido a esto, sin dudarlo le di el sí”.
 
Luego de consolidar una relación de dos años, toman la decisión de unir sus vidas bajo la bendición de Dios y la música continúa uniéndolos en proyectos y sueños. 
 
“Nuestro género musical podemos definirlo como ‘Sabrosura tropical gourmet’. Cuando iniciamos en la música, yo ejercía la psicología en algunas clínicas de la ciudad y Lina iniciaba su carrera de Derecho, ahí me di cuenta que lo que nos estaba ayudando para los gastos del hogar, era la música, por lo que dejé de trabajar y le propuse que cantara e hiciéramos un grupo, pero la noté insegura porque siempre había sido corista y no cantante líder. Luego cuando se  decide, lo hace y hasta entonces no ha parado”, manifestó Albert.
 
La producción de sus canciones está a cargo de este barranquillero, que relata que inició en la producción hace dos años. En abril de ese año empezaron con sus composiciones y Lina compuso Batalegüe. Ahora se encuentra enfocado en la producción musical y de videos, pero, sobre todo, en lo que como dúo hacen. “En el presente nuestro grupo es conocido artísticamente como Linica”.
 
Un viaje a Las Vegas. “Nosotros viajamos a Las Vegas a visitar a mi suegra y terminamos trabajando en la música. Yo ya estaba en los últimos días de mi embarazo. Esto fue una experiencia de aprendizaje y fue algo bonito, porque logramos llevar el sabor Caribe a los Estados Unidos y lo mejor fue el recibimiento de la gente que se lo gozaba”, contó Lina, también estudiante de noveno semestre de Derecho. 
 
Albert, conocido por muchos como el Kraken, por la habilidad que tiene de tocar varios instrumentos a la vez y Lina, admirada por el color de su voz, relatan que sus presentaciones en Las Vegas eran en andenes, en donde con dos sillas que decían Colombia, tanques, baquetas y platillos, tocaban y cantaban alegrando a los transeúntes. En una de estas presentaciones, Lina experimentó las contracciones y trajó al mundo a su hija Luna del Mar.
 
“Gracias al dinero que recolectamos en los toques que hicimos en las calles, pudimos hacer todas las cosas de la bebé y cancelar varias deudas que teníamos acá en Barranquilla”, dice Albert.
 
Finalmente,  esta pareja de casados expresa que su música se caracteriza por ser en esencia antillana, con una gran influencia del ritmo haitiano, sumándole la música electrónica con tambores.  Lo anterior, da como resultado el género New Kompa—Soukous, que según ellos es lo que los identifica”.GCComo escena de película, en la que los protagonistas coinciden llegando al mismo lugar y se conocen en medio de una buena canción en vivo, así les sucedió a Albert Pérez y Lina Rodríguez. 
 
“Yo llegué a una pizzería que queda cerca del parque Venezuela, aquí en Barranquilla. Este lugar tiene música en vivo y fue ahí donde nos conocimos. Como él toca el cajón, él estaba en ese cuento y me gustó cómo lo hacía, empezamos a hablar y hasta me agregó en Facebook. Esto fue en febrero de 2011. Pasa el tiempo, seguimos conversando y logra insinuarme que le gusto. Todo fue muy bonito”, contó Lina entre risas. Por otro lado, Albert aseguró que la conquista de Lina no fue fácil y tuvo que ser paciente.
 
“Lina me dio el sí mucho tiempo después de haberla conocido. Recuerdo que fue cuando ella tenía 17 años, en medio de una presentación de canto que ella tenía en la universidad. La verdad la tuve difícil”.
 
Lina por su parte, recuerda ese momento y dice: “yo debía presentarme delante del profesor de música y compañeros de clases, pero, necesitaba a alguien que me acompañara tocando algún instrumento, por lo que  decido elegir a Albert, pues ya éramos amigos y conocía su talento. Cuando él llega, lo veo y me impresiona, porque tiene una guitarra, unos pedales, ‘maraquitas’ y un cajón, entonces como eran varias cosas, le pregunté que ¿quién tocaría todo? y me responde que él iba a hacerlo. Todo pasó rápido, no ensayamos y cantamos Que te vaya bonito, de Rossana. Cuando entramos a hacer el show, se sentó en el cajón, se puso un pedal de bombo de batería en un pie y unas maracas en el otro, después de esto empieza a tocar los instrumentos. En ese momento me ‘mató’ , hasta el profesor me felicitó por la presentación que habíamos tenido y me dieron una beca estudiantil. Seguido a esto, sin dudarlo le di el sí”.
 
Luego de consolidar una relación de dos años, toman la decisión de unir sus vidas bajo la bendición de Dios y la música continúa uniéndolos en proyectos y sueños. 
 
“Nuestro género musical podemos definirlo como ‘Sabrosura tropical gourmet’. Cuando iniciamos en la música, yo ejercía la psicología en algunas clínicas de la ciudad y Lina iniciaba su carrera de Derecho, ahí me di cuenta que lo que nos estaba ayudando para los gastos del hogar, era la música, por lo que dejé de trabajar y le propuse que cantara e hiciéramos un grupo, pero la noté insegura porque siempre había sido corista y no cantante líder. Luego cuando se  decide, lo hace y hasta entonces no ha parado”, manifestó Albert.
 
La producción de sus canciones está a cargo de este barranquillero, que relata que inició en la producción hace dos años. En abril de ese año empezaron con sus composiciones y Lina compuso Batalegüe. Ahora se encuentra enfocado en la producción musical y de videos, pero, sobre todo, en lo que como dúo hacen. “En el presente nuestro grupo es conocido artísticamente como Linica”.
 
Un viaje a Las Vegas. “Nosotros viajamos a Las Vegas a visitar a mi suegra y terminamos trabajando en la música. Yo ya estaba en los últimos días de mi embarazo. Esto fue una experiencia de aprendizaje y fue algo bonito, porque logramos llevar el sabor Caribe a los Estados Unidos y lo mejor fue el recibimiento de la gente que se lo gozaba”, contó Lina, también estudiante de noveno semestre de Derecho. 
 
Albert, conocido por muchos como el Kraken, por la habilidad que tiene de tocar varios instrumentos a la vez y Lina, admirada por el color de su voz, relatan que sus presentaciones en Las Vegas eran en andenes, en donde con dos sillas que decían Colombia, tanques, baquetas y platillos, tocaban y cantaban alegrando a los transeúntes. En una de estas presentaciones, Lina experimentó las contracciones y trajó al mundo a su hija Luna del Mar.
 
 
Lina y Albert están juntos hace cinco años. Como fruto de esta unión, nace Luna del Mar, que en la actualidad tiene ocho meses de edad.
 
“Gracias al dinero que recolectamos en los toques que hicimos en las calles, pudimos hacer todas las cosas de la bebé y cancelar varias deudas que teníamos acá en Barranquilla”, dice Albert.
 
Finalmente,  esta pareja de casados expresa que su música se caracteriza por ser en esencia antillana, con una gran influencia del ritmo haitiano, sumándole la música electrónica con tambores.  Lo anterior, da como resultado el género New Kompa—Soukous, que según ellos es lo que los identifica”.
 
 
Linica y su nueva canción
 
La nueva canción del dúo Linica fue producida por el cantante Juanes y lleva por nombre ‘Dame’. Con un concierto en vivo, Lina Rodríguez y Albert Pérez estarán presentándola el próximo 3 de diciembre en el hotel El Prado. Adicional a esto, los dos artistas manifiestan que el lanzamiento de la canción esperan hacerlo con su mejor repertorio.
 
 
Lina Rodríguez y Albert Pérez junto a su hija Luna del Mar, en Las Vegas, EU.
 
Según Albert...
“Lina genera algo indescriptible en las personas. Su color de voz es único e increíble”.
 
según Lina...
“Él colorea lo que yo hago. Es impecable, profesional y dedicado. La verdad le tengo mucha confianza”.
 
Sobre él...
“Muchos me conocen como el Kraken porque puedo tocar varios instrumentos a la vez”.
 
 
 
“Gracias al dinero que recolectamos en los toques que hicimos en las calles, pudimos hacer todas las cosas de la bebé y cancelar varias deudas que teníamos acá en Barranquilla”, dice Albert.
 
Finalmente,  esta pareja de casados expresa que su música se caracteriza por ser en esencia antillana, con una gran influencia del ritmo haitiano, sumándole la música electrónica con tambores.  Lo anterior, da como resultado el género New Kompa—Soukous, que según ellos es lo que los identifica”.

Etiquetas

Más de revistas