EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141021
Así Nos Conocimos 14 de Enero de 2017

Admiración, amor y respeto, los pilares de esta unión

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Los esposos disfrutan navegar por el Río Magdalena en su catamarán, junto a sus hijos Luis Eduardo, Ana Helena, Juan Pablo y Samuel.

Daniela Fernández Comas

Luis Eduardo Puello y Diana Caballero le contaron su historia de amor a Gente Caribe. Hoy, con casi 27 años de matrimonio, siguen con “la llama viva”.

A bordo de un catamarán, con la frescura de las brisas de enero que contrarrestan el sol del mediodía, esta pareja de barranquilleros no dudó en narrar algunos de sus lindos momentos como esposos. Anécdotas y risas predominaron en la conversación que Gente Caribe sostuvo con Luis Eduardo Puello y Diana Caballero. El chef del restaurante Río Grande fue quien más tomó la palabra, pero antes de demostrar su desparpajo Diana advirtió, entre risas: “¡él te va a decir puras barbaridades!”.

No dijo barbaridades, solo contó a su manera cómo, saliendo de un partido de fútbol del Junior Barranquilla, fue que empezó el cortejo con la que es hoy una de las esteticistas más reconocidas de la ciudad. Pero antes de eso le preguntó a Diana “¿le digo la verdad?”, a lo que ella le respondió: “¿cuál verdad? Viste, ya empezó”.

Era el destino. Recién llegaba de Estados Unidos, país donde se formó como la profesional que es hoy, y al regresar comenzó a trabajar en una empresa que poco tenía que ver con su área de estudio. Él, por su parte, ya trabajaba en esa organización hacía un tiempo casualmente, y en ocasiones tuvieron que cruzarse. “Estudié Estética en Estados Unidos, pero cuando llegué aquí eso no existía. Entonces me puse a trabajar en Intercor y ahí lo conocí”, relata Diana.

Ella trabajaba en el sector de tráfico aéreo, y como Luis viajaba constantemente tenían que verse, por obligación laboral. “En el aeropuerto nos veíamos, pero tuvimos más acercamiento en el estadio”, aclaró Puello.

Ambos seguidores de ‘Tú papá’, coincidieron a las afueras de un encuentro futbolístico, en el año 89. Dice Luis que ella estaba con unas amigas, intentando atravesar un arroyo, y él las llevó una por una de un andén a otro, mientras se empapaba en el aguacero. “¡Las cargué a todas, como si fuera la noche de bodas!”, recuerda con gracia.

Días después se volvieron a encontrar en el aeropuerto, un día en que Junior se enfrentaba con Nacional. “(Ese día) me preguntó que si iba al estadio”, recordó Luis. “Le dije que sí, y que si quería ir yo la invitaba, que tenía otra boleta. Pero me dijo que me caía en el estadio, y nunca apareció”. Fue ahí cuando Diana admitió que no fue amor a primera vista y que él tuvo que enamorarla poco a poco. “Inicialmente cuando lo conocí no me gustaba, le tocó enamorarme. Pero él es enamorador e insistió, insistió, insistió y tuvo éxito en eso”.

Perseverancia y gustos en común fueron claves. No solo seguían al mismo equipo de fútbol, navegar por el Magdalena también los unió. De hecho, Diana aseguró que “de no haber sido así, él no se hubiera enamorado”. Por eso el primer yate que tuvo el también Capitán náutico llevó el nombre de Diana. Hoy tiene muchos más, entre ellos el que Shakira embarcó junto a Gerard Piqué cuando estuvieron en la ciudad. “Después de su visita todo se ha disparado acá”, dije Diana.

Este año la pareja cumplirá 27 años de matrimonio, celebración que fue en Maracaibo, Venezuela, pues “el papá de Diana vivía allá, y como él iba a pagar la rumba allá pidió que fuera”, afirmó con humor Luis.

Con esa misma alegría Puello asegura que hoy son las mismas personas que se conocieron hace años, por eso siguen con “la llama viva, como si fuera ayer”, y no deja a un lado sus pilares de la relación, “admiración a tu pareja, amor sobre todo, y mucho respeto”. GC

¡Recuerdos!

Una de sus mayores anécdotas fue visitar Escocia, donde Luis usó el tradicional traje de gala escocés.

Durante uno de sus tantos viajes, esta vez en Londres, Inglaterra.

 

Etiquetas

Más de revistas