EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/138695
Gente Caribe 06 de Agosto de 2016

Apología de la mala educación

El usuario es:
Sandra Leventhal

Hace unas noches fui invitada a cenar a casa de unos amigos...
Se trata de una pareja de profesionales, graduados cada uno de maestría y que ejercen en diferentes cargos de manera exitosa. Lo que quiero decir con esto es que se trata de personas educadas.
Mis amigos tienen 2 hijos universitarios, uno está por graduarse como ingeniero industrial y el otro está comenzando la carrera de negocios internacionales.

Llego a su casa a eso de las ocho de la noche y mi anfitriona me recibe con un cálido saludo, luego aparece su esposo y seguimos a la sala donde me ofrecen un trago y picadas. Nos sentamos y pasados unos 20 minutos aparece el hijo mayor quien esta absorto en su celular, prácticamente ni me mira, por supuesto no me saluda.

Su madre, mi amiga lo disculpa y me aclara que es que está resolviendo un problema de las prácticas universitarias. Entra el hijo menor quien acaba de llegar del gimnasio y simplemente lanza un hola y procede a sentarse a la mesa sin siquiera lavarse las manos. Una vez más mamá se lanza a defender al joven, afirmando que esta probablemente  con mucha hambre y que se bañara antes de acostarse de seguro.

Seguimos en una animada conversación entre el padre, la madre y yo, puesto que los hijos, quienes no participan de esta dinámica asisten a la cena pero no participan, están embebidos en sus respectivos dispositivos móviles. Antes de servir el postre, el hijo más joven se retira de la mesa, sin excusarse ni despedirse. El mayor permanece sentado con su dispositivo y cuando su mamá le ofrece el postre este no le responde. Una vez más su mamá procede a excusarlo diciendo que hoy en día los jóvenes están tan embebidos en los celulares que ni oyen ni ven.

Ante esta afirmación me pregunto hasta donde estos jóvenes son el reflejo de una generación hiperconectada, o si no será más bien un caso claro de mala educación?
Nos hemos convertido en una sociedad tolerante con lo que se conoce comúnmente como patanería. Es común que hoy en día muchas de las normas sociales se desconozcan de tajo, actos tan sencillos como saludar y demostrar simple cortesía, han quedado olvidados en el cajón de los recuerdos, al lado del empolvado manual de Carreño.

Cada día es más común, visitar un restaurante y encontrar mesas donde seres humanos están embebidos en sus pantallas celulares sin siquiera dirigirse una palabra, algunos ni siquiera despegan la vista mientras que comen. Otras demostraciones de este comportamiento grosero son el desconocimiento del espacio del otro cuando se pasan La fila, o cuando tenemos que soportar la música a todo volumen del vecino, o cuando es menester escuchar la sonora conversación del otro durante la proyección de una película en el cine.

Estos son algunos ejemplos de mala educación, simple y llana mala educación, no se trata de actitudes de comportamiento aceptado socialmente, se trata de ofensas a la sociedad y son ofensas por cuanto van en contra del reconocimiento y el respeto por otro.


Una manera de lograr una convivencia sana, es mediante el respeto a ciertas normas sociales comunes que nos hacen la vida más amable, parte de estas normas son los códigos de buena educación. Cosas tan sencillas como saludar, mantener una higiene corporal, hacer silencio frente a un espectáculo así se trate de una película, respetar el turno en la fila, respetar el espacio de mi vecino o simplemente contestarle a tu mama cuando esta te ofrece un postre!

www.sandraleventhal.com

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS

-->